Consulta Indígena

La Consulta Indígena se refiere al proceso por el cual las autoridades gubernamentales están obligadas a consultar a los pueblos originarios de México sobre el desarrollo de proyectos nacionales que pudieran afectar (positiva o negativamente) los intereses de las comunidades indígenas. Los pueblos originarios tienen derechos reconocidos a nivel nacional e internacional para dar una opinión comunitaria sobre estos proyectos, en forma de acuerdos o de consentimiento.

En el marco internacional, la Consulta Indígena está basada principalmente en el llamado Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales de la Organización Internacional del Trabajo, el cual fue adoptado en 1989 y ratificado por México desde 1990, para entrar en vigor en el país un año después. A pesar de tener más de 20 años en vigencia, las experiencias de Consulta Indígena son pocas en número y pobres en su procedimiento para garantizar los derechos colectivos de los pueblos indígenas del territorio nacional.

Con la Reforma Energética, la Ley de los Hidrocarburos en su Artículo 120 y la Ley de la Industria Eléctrica en su Artículo 119, así como los respectivos Reglamentos, obligan a la Secretaría de Energía a realizar la Consulta Indígena cuando se tengan proyectos energéticos a desarrollarse en regiones donde existan territorios con población indígena. El proceso de Consulta incluye al menos seis fases generales a cubrir de manera sistemática y ordenada: Plan de Consulta, Acuerdo Previos, Informativa, Deliberativa, Consultiva y seguimiento de Acuerdos.

La Secretaría de Energía ha declarado que el estado de Yucatán es reconocido como territorio maya, por lo que todos los proyectos energéticos son susceptibles de una Consulta Indígena. Sin embargo, el Proyecto Eólico de Dzilam de Bravo, por iniciar sus solicitudes de operación antes de la Reforma Energética, no realizará una Consulta Indígena, a pesar que la ratificación de México para el Convenio 169 se hizo mucho años antes de la propuesta del Parque Eólico. La Secretaría de Energía, en un proceso de transparencia, ha reportado el inicio de cuatro procesos de Consulta Indígena relacionados con proyectos energéticos de Yucatán: el Parque Eólico Tizimín, los Parques Fotovoltaicos Ticul A y Ticul B, el Parque de Energía Solar Fotovoltaica y el Parque Yucatán Solar.

La Consulta Indígena del Parque Eólico Tizimín no está considerando más que cuatro comunidades pequeñas en el Área de Influencia Indirecta (AII), señaladas en la correspondiente Evaluación de Impacto Social (EvIS): Yohactún de Hidalgo, San Francisco Yohactún, Xkalak de Dzibalkú y Santa Clara Dzibalkú. A pesar de que la ciudad de Tizimín se considera en la EvIS como parte del AII, ésta no se consideró para la Consulta.  La comunidad de Dzonot Carretero, suficientemente cercana al polígono del Parque, como se observa en el mapa, no se consideró ni en la EvIS ni en la Consulta Indígena.